La luz va por barrios

esloquehay8

 

Una esquina de un barrio (que fue pueblo), unas señales vigorosas, un manchón de luz sucia y un cielo negro de tormenta. Ya está. Mete en ese paisaje un par de personajes desesperados y ya tienes una novela negra, o una peli negra, o una obra de teatro negra, o un cuadro negro (¿o una foto negra?). La escena que recorta la foto es la propia de un crimen. Con o sin sangre, eso da igual. No puede haber nada bueno en una esquina cercada de señales, sobre todo si la señal es de prohibido. Cuanto más violenta es la esquina, cuanto más sucia es la luz, más señales orientan el espacio. Han tenido la delicadeza de curvar la esquina, eso sí,  y no mostrar una arista viva, de esquina pura.

Hay una sensación de fatalidad en el ambiente. Algo nada bueno se va a consumar, la luz también se reparte por barrios en las grandes ciudades. Lo que es una luz trágica en un barrio, en otro es una luz suave de verano y en otro es una luz neutra de hospital de pago. Hasta en esto es injusto el reparto. La felicidad va por barrios, y la luz también va por barrios.

José Aurelio Martín

Deja un comentario