PUERTAS AL CAMPO

EsLoQueHay4

Puertas que se cierran, pocas puertas que se abren, las puertas giratorias y quién pone puertas al campo. La puerta tiene una metafísica muy rica y compleja. Esta puerta en concreto, metálica, con algunos rebordes ya oxidados, parece que impone su física y también su metafísica a un campo que está de fondo. Parecía que era imposible poner puertas al campo…, parecían imposibles tantas cosas que hoy ya ni siquiera arañan los ojos ni raspan los oídos.

El que pone una puerta es porque tiene la llave y tiene el poder de abrirla o cerrarla. La puerta no es un mero paso, la puerta es una frontera con su poli, su protocolo de cadenas y su exhibición metálica de llaves. La puerta deja pasar no a quien tiene derecho, sino al que se subordina a quien tiene el poder de abrirla. ¿Alguien ha visto a algún mendigo, vagabundo, (incluidos los de clase media devenidos en tal) entrar en un banco? Tienen derecho, podrían hacerlo, pero el poder del que tiene la llave es más fuerte y simbólicamente se lo niega. Y el vagabundo lo acepta. Es el triunfo de la metafísica. Por las noches sí les abren la puerta, eso sí, para que duerman, no vaya a pensar la clientela que los bancos no tienen ni una pizca de humanidad.

¿También el campo, lugar de la libertad, tiene su puerta, su llave y su cancerbero? Sí, tiene su física: esa puerta con retícula metálica y rebordes oxidados, y tiene su metafísica: la retórica del poder del que tiene la llave que franquea la puerta a quien se subordina y agacha las orejas. Pero esta puerta está abierta, de par en par, invitando a pasar a cualquiera. Y sin embargo su poder metafísico se eleva y parece que advierte, en susurros, te dejo pasar pero ya sabes que el campo tiene puertas que puedo cerrar cuando quiera y dejar entrar solo a quien agache las orejas y se subordine a mi poder.

Lo peor es que al que tiene el poder de poner puertas al campo no le faltarán cancerberos que defenderán con su vida y con su muerte el poder de la puerta, su física y sobre todo su metafísica.

Jose Aurelio Martín

Deja un comentario